Todo lo que nos rodea no está colocado ahí para alegrarnos o fastidiarnos, todo lo que hay a tu alrededor lo has colocado tú y, sea lo que sea que te provoca, es simplemente tu frecuencia.

Con esto quiero decir que atraemos en base a nuestra frecuencia, el nivel vibracional de nuestra energía va a determinar qué circunstancias, personas, vivencias, etc., van a formar parte de nuestra experiencia. Por este motivo cada uno tiene una perspectiva diferente de la realidad, porque cada persona crea y vive su propia realidad.

Cuando superas una situación que identificamos como problema, durante un tiempo, sientes tranquilidad y un bienestar continuo que te hace vislumbrar y vivir situaciones que te aportan esa tranquilidad y bienestar, incluso se suelen decir expresiones como: “me están pasando cosas estupendas”, “estoy viviendo un momento bonito de mi vida”, “no me puedo creer que todo esté tan bien”, “voy a disfrutar del momento por si vienen maldades”, ¿te suena alguna de estas u otras parecidas?

¿Es una casualidad sentirme bien?

Pues bien, ese bienestar y esa tranquilidad no es una casualidad, simplemente es tu frecuencia, tu nivel vibracional que atrae situaciones, personas y experiencias que estén en esa misma frecuencia. Ocurre que sólo son momentos de bienestar y desaparecen. ¿Por qué?, porque la perspectiva desde la que vivimos y afrontamos la vida no contempla la felicidad continua ni la paz interior y, lo que identifica como felicidad sólo son momentos de bienestar que van y vienen, lo que indica que nuestra frecuencia sube y baja, aunque permanece por más tiempo en los niveles bajos.

Es importante admitir que somos imanes que atraemos hacia nosotros lo que vibramos, porque de esta manera seremos conscientes y cuidaremos la frecuencia en la que emitimos nuestra vibración, así sabremos que cuando lo que estamos experimentando no nos gusta tenemos que elevar nuestra frecuencia, en vez de desperdiciar nuestra energía en culpar y hacer responsables de lo que nos ocurre a otros.

Cuando transformas tu vida, empiezas a ser tú mismo y afrontas tus experiencias desde el amor, permitiéndote ser libre y haciendo de tu vida una vida feliz y llena de paz, permaneces en una frecuencia alta durante casi todo el tiempo lo que trae a tu realidad situaciones, personas y vivencias que te mantienen en esa misma frecuencia.

Esto no son bonitas palabras, ni sueños inalcanzables, ni argumentos de película, es ciencia, afortunadamente la ciencia y la espiritualidad cada vez están un poco más unidas y, hoy día, ya hay muchas circunstancias que la ciencia ha podido comprobar, una de ellas es que la atracción de los acontecimientos que vivimos va a depender de nuestra frecuencia, del nivel de vibración de nuestra energía.

En este enlace tenéis una explicación científica sobre lo que os hablo: https://www.jananguita.es/elevar-la-frecuencia-vibratoria

Transforma-te, especialízate en TI y eleva tu frecuencia, eso te llevará a vivir experiencias de alta vibración.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad