El Girasol y YO

Esta es una breve historia sobre el “Girasol” que a mí me fascina y, además, es una planta que me envuelve y me transporta a otro nivel, desde siempre, desde pequeña.

Recuerdo que cuando era niña y viajaba con mis padres, cada vez que pasábamos por algún campo de girasoles, hacía parar a mi padre para bajarme del coche a mirarlos, tocarlos y meterme en el campo para estar rodeada de ellos.
Curiosamente los girasoles tienen mucho que ver con Ho’oponopono, mi filosofía de vida desde hace años.

Características del girasol:
– Se mueve siguiendo al sol para obtener la mayor cantidad de luz y energía solar. 
– Simboliza, sobre todo, la fe firme que te guía a la más elevada vibración, la felicidad y la    vida, pero, además también es el símbolo de la prosperidad, el optimismo, la alegría, la  buena energía, la esperanza, la sanación, la luz y la magia. Su color amarillo significa  vitalidad e inteligencia.
– Se puede comparar con el Chakra del Plexo Solar que se relaciona con el intelecto, por ello es útil a la hora de meditar, ya que, refuerza la seguridad y confianza en ti mismo.

Regala girasoles a alguien que esté trabajando en llegar a su meta y necesita oportunidades en su vida, la simbología es que quien lo recibe abraza nuevas oportunidades.

Por todo lo que representa, por su color, por la perfección en la colocación de sus semillas, por todo ello, me fascina y me enamora, me puedo quedar horas admirándolo y sintiendo una paz excepcional. Por toda su simbología siempre me he sentido atraída y, tras mi proceso de sanación y crecimiento, también me siento identificada porque hay que tener confianza ciega en ti misma y en la vida y, la regla de oro, ser Feliz. Además, es una herramienta de Ho’oponopono.

Si te gustó, comparte: