Cómo avanzar en tu Vida

Cómo avanzar en tu vida

Cuando una persona quiere evolucionar y encontrar el éxito en alguno de los ámbitos de su vida, necesita pasar del conformismo a la excelencia. Puede que quiera iniciar un negocio, conseguir una buena relación de pareja, un trabajo mejor, salud, etc. Para conseguir tus sueños y experimentar un éxito constante hay 3 pasos fundamentales que seguir:

1.- TU PLAN DE ACCIÓN

No puedes permitirte perder tiempo en seguir haciendo las cosas sobre la marcha, sin ningún sentido, simplemente esperando encontrar “eso” que te pueda funcionar.

Es necesario marcar un plan de acción que te permita hacer más cosas en menos tiempo, eso es, determinar tus propias estrategias porque esto es lo que marca la diferencia entre las personas que experimentan el éxito en su vida y las que siempre están en la búsqueda de él.

El plan de acción te permite alcanzar tus objetivos de una forma más rápida lo que contribuye a reforzar tu seguridad y tu entusiasmo por seguir adelante. Desde mi modo de ver las cosas creo, sinceramente, que el verdadero problema no está en que no tengas una estrategia, si no el problema es que NO UTILIZAS la estrategia que a ti concretamente te funciona porque no estás en sintonía con lo que quieres ser y hacer.

Vamos a ver como ejemplo “la actividad física”, tú sabes que es importante y saludable para ti, permaneces en el eterno “quiero hacer ejercicio”, además, sabes que están los gimnasios, las rutinas de ejercicios online, opciones como andar, correr…, pero no haces nada, no utilizas ninguna de ellas, ni siquiera sabes cuál te puede gustar más o cuál puede estar más alineada contigo y, ¿sabes por qué? porque tu mente y sus argumentos te quitan todo el poder de decisión y acción.

2.- TUS ARGUMENTOS

La mente es muy lista y rápida, además te conoce bien y sabe perfectamente cómo convencerte y disuadirte, además, te expone todos los argumentos que sean necesarios para justificar el por qué haces o no haces algo para alcanzar tus objetivos.

Sean cuales sean tus creencias al respecto, ya creas que puedes o que no, siempre tienes razón porque tus argumentos asumen el control y condicionan tu enfoque, tus pensamientos, tus decisiones y acciones. Cuando una persona consigue experimentar el éxito en su vida no es porque haya tenido un golpe de suerte, simplemente es porque tiene el plan de acción correcto para ella y lo ha conseguido planificar porque sus argumentos estaban enfocados en que SÍ podía conseguirlo.

Si una persona quiere iniciar un negocio, pero sus argumentos son del estilo “soy pobre y montar un negocio no es para los de mi clase”, “no tengo el dinero necesario”, “no estoy preparado”…, desde esta proyección no puede tener la capacidad de trazar su plan de acción, es más, aunque lo hiciera no lo llevaría a la práctica.

Los argumentos que tu mente te presenta, seguramente, estás basados en hechos pasados que conoces; la mente solo se puede basar en la información que conoce y por este motivo aún se te hacen más creíbles y reales, pero te diré que cualquier experiencia pasada nunca tiene que ser el motivo por el cual no te permitas tener la vida que deseas. En el ejemplo anterior si es por caso que, un tiempo atrás, pusiste en marcha un negocio y no funcionó no tiene que ser la razón por la cual negarte la oportunidad de construir el negocio de tu vida. Los argumentos en los que te enfoques son los que van a determinar si inicias tu negocio o no, ellos te van a controlar a ti y a tus circunstancias, justificando tu miedo al fracaso. Para conseguir salir del control de tus argumentos que te limita y te mantiene en la inacción es necesario que tu deseo y tu confianza sean tan fuertes que tumben el obstáculo que te paraliza.

3.- TÚ CAPACIDAD EMOCIONAL

Independientemente de que tus argumentos te lleven a afianzar tu poder y tu control, o bien, ha cederlos lo que poderosamente interviene en esa decisión es, sin ninguna duda, el estado emocional en el que te encuentres en ese preciso momento.

La parte emocional es la única que interfiere de forma directa y contundente en tu estado de ánimo y, de ahí, en tu estado mental, tus decisiones, acciones, sentimientos, creencias, pensamientos…

Tu capacidad emocional es lo que determina toda tu historia interna desde la que construyes tus experiencias de vida, porque influye en ese personaje que creas de ti mismo quién eres, de qué eres o no capaz, qué puedes o no conseguir, qué te mereces y que no. El estado emocional que mantengas durante un tiempo más prolongado es el que va a predominar en todo lo que forma parte de ti y de tu vida, porque tu plan de acción y tus estrategias para ponerlo en marcha van a estar marcados, siempre, por tu capacidad emocional llevándote a conseguir el éxito, o bien, a lo que identificas como fracaso.

Probablemente te estés preguntando ¿y qué tengo que hacer para modificar mi capacidad emocional y, cambiar así, mi estado de ánimo? Hay estudios científicos que determinan que hacer un cambio radical en la fisiología de la persona contribuye a cambiar su capacidad emocional, te propongo 2 opciones muy efectivas, ahora bien, yo te pregunto ¿estás dispuesto a hacer un cambio fisiológico en ti para elevar tu capacidad emocional y tu ánimo justo en el momento en el que no tienes ganas ni de mirarte a la cara, o cuando estás asustado, o enfadado, o sumido en tu victimismo, etc.? La respuesta a esta pregunta es fundamental para llevar a cabo la acción necesaria!!!

ACCIONES PARA ELEVAR LA CAPACIDAD EMOCIONAL

RESPIRACIÓN

Un cambio en la respiración ya es un cambio fisiológico, respirar profundamente y poner la atención en como el aire entra y sale de ti proporciona alivio cuando el ánimo no es saludable. Es importante hacerlo despacio, con consciencia y expulsando, simbólicamente, en cada exhalación esa emoción que está alterando el equilibrio vital. La respiración, si se hace de la forma correcta, es una práctica que además de calmar y mejorar tu capacidad emocional también te ayuda a mejorar tu salud, puesto que ese sentimiento negativo que estás sintiendo tampoco te va a afectar físicamente, por ejemplo, con ansiedad, estrés, alteración…

Al igual que la respiración hay más prácticas que te ayudan a modificar, de manera radical, tu fisiología en el momento que sea necesario, ante una depresión, decaimiento, enfado, ira, miedo, sufrimiento, etc., pero es imprescindible que estés dispuesto a hacerlo.

TU ATENCIÓN MUEVE LA ENERGÍA

Tener la capacidad de controlar tu atención es otra acción imprescindible para conseguir modificar nuestra capacidad emocional, ya que, donde pones tu atención es lo que va a influir en tu nivel vibracional, en tu energía, y por tanto en tu estado de ánimo.

Por ejemplo, si estás en un estado de decaimiento, depresivo, y alguien cuenta una anécdota graciosa, de repente te ríes y has pasado de la tristeza a la risa en un instante. Cambiar tu capacidad emocional es cuestión de segundos, solo depende de dónde estés poniendo tu atención y cómo esto afecta a tu energía.

Como puedes ver todo es una cadena perfectamente alineada y solo tú puedes interferir directamente en el sentido en el que gire, puede moverse para hacerte sentir bien o, por el contrario, para hacerte sentir mal. Cualquier cosa en la que centres tu atención va a afectar a tu estado de ánimo, a tu capacidad emocional y, esto, va a afectar a tus argumentos sobre quién eres, qué quieres y hacia dónde vas, qué es la vida y qué es posible para ti y qué no. Partiendo de tus argumentos pondrás en marcha un plan de acción y utilizarás las estrategias necesarias que te ayudarán a lograr lo que quieres conseguir acorde a tu capacidad emocional. Esto quiere decir que tiene que aprender a elevar tu energía, tu nivel vibracional, para permanecer en un estado saludable para ti, esta es la tarea más importante donde tienes que centrar tu atención, es el mejor regalo y la acción más amorosa que puedes hacer por ti y por las personas que te importan de verdad.

Tú puedes transformar tu realidad, tu día a día, transformando tus argumentos y poniendo en marcha tus estrategias, porque esas son las que te van a ayudar a avanzar.

Este enfoque simplemente se pone en práctica, es ir a la acción desde ya, es justo el enfoque que utilizo en mis formaciones, porque solo las acciones que pongas en marcha son las que te llevarán a conseguir la transformación y el cambio que necesitas, además, son pequeñas acciones repetidas en el tiempo y realizadas en el momento justo, para que consigan cambiar tu capacidad emocional.

Esto sirve para cualquier persona y para llegar al punto donde tú quieras llegar, si quieres cambiar tu vida enfócate en estas 3 acciones:

1.- Cambia tu plan de acción y cambiarás tus resultados
2.- Cambia tus argumentos y cambiarás tu vida
3.- Cambia tu capacidad emocional y cambiarás TODO
Si te gustó, comparte: